viernes, 10 de febrero de 2012

LA GRANDEUR DE LA FRANCE. JAJAJAJAJA.


Hola de nuevo a todos.

En primer lugar os pido disculpas por mi desaparición del blog, se ha debido principalmente a asuntos personales urgentes y no podía centrarme en el, dicho esto paso a comentaros algo.

Estos últimos días, viendo en la prensa las alarmantes calumnias que algunos medios franceses vierten contra nuestros excelentes deportistas tengo un sentimiento encontrado hacia ese maravilloso país. Os preguntareis que tiene que ver este tema con la gastronomía a lo cual os doy la razón, me explico. Francia siempre ha sido un país de ideas liberales, muy riguroso en cuanto a su jurisprudencia culinaria, un coq au vin, se hace igual en Perpignan que en Paris o una quiche lorraine sabe igual en Alsacia que en Lyon, eso lo da el oficio de sus chefs, gente rigurosa, no especialmente simpática, pero que oficia como nadie cuando están delante de unos fogones. Parte de “culpa” de ese sistema de trabajo, la tienen chefs de la categoría de Escoffier o Caremme, que fueron unos señores que crearon el sistema de trabajo que prácticamente utilizamos ahora y es el patrón de filo de la cocina internacional, hasta ahí todo bien. En España sin embargo quien se pone de acuerdo en cómo se hace y que lleva una  paella o un pisto manchego, cada casa tiene su receta, ¿anárquico? Si, lo es, pero de la anarquía siempre sale ingenio y brillantez, nuestras casas tienen una colección variopinta de recetas para el mismo plato, si,  pero en la variedad está el gusto, debemos pensar que la poco generosa guía Michelin no nos regala estrellas como lo hace con los cocineros anglosajones u orientales y que cada una que nos dan, nos la trabajamos a base de bien, como hacen nuestros deportistas en todos los campos deportivos, sin trampas, a lo mejor es que al no ser nosotros tan estrictos en todo como ellos, quizás tenemos las ideas más frescas o tal vez no están acostumbrados que los traten de igual a igual o tal vez no les gusta chupar rueda en términos automovilísticos. Pues señores franceses, a nosotros no nos hace falta tener estamentos tan proteccionistas como su Guía Michelin ni su Tour de Francia, para que nuestra gente brille como un diamante. Tal vez un consejo gratuito de un españolito de a pie, no sean tan rígidos, ríanse más, pero sobre todo, de ustedes mismos, eso se lo dice una persona que siempre ha admirado a su país y en su círculo intimo tiene fama de afrancesado sobre todo por lo riguroso de su forma de ser, cuando vean estupideces en la televisión, cambien de canal y sobre todo y es lo último, abran las ventanas que su país huele a vinagre.

Hasta otra

2 comentarios:

  1. Hola Serge, me alegro de verte despues de tanto tiempo. Por cierto excelente artículo y suscribo lo que comentas en esta entrada, es indignante que hagan bromas de tan mal gusto y que jueguen con la vida profesional de personas que se dedican en cuerpo y alma a su profesión.

    Que curioso yo también he publicado hoy un artículo sobre Francia, pero algo mas liviano, se trata sobre una visita a un pueblo de la Provence que se llama Isle sur la Sorgue.

    Saludos y nos seguimos leyendo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Miscelaneas.
    Yo tambien conozco ese precioso pueblo y su Marche de anticuarios y es fantastico, recuerdo haber comido muy bien. En cuanto al post no se trata de ser una caza al frances, simplemente es dejar las cosas claras en su particular cruzada con todo lo que es mejor de lo que ellos hacen, fabrican o cocinan. Felicidades por tu blog, es muy ameno y enriquecedor y lo que mas me gusta es que todo lo que publicas son experiencias personales tuyas, nada que hayas leido o te hayan contado, continua asi. Un saludo.

    ResponderEliminar