martes, 14 de febrero de 2012

Y DALE CON EL DOPING.



Hola de nuevo a todos.

Vuelvo a la carga con el tema de la grandeur de la France, porque todavía estoy en shock, desde que esta mañana al poner la radio, oigo al presentador de turno decir que el Ministro español de Educación, cultura y deportes anuncia que en España tenemos un problema de doping. Vaya tela marinera. Solo falta que un ministro de nuestro país acrecenté la sombra de la duda. Por favor Sr. Ministro no diga usted esas cosas que tiene cara de buena persona.

Nunca dejaremos de ser unos quijotes, en vez de atacar, siempre nos defendemos, la historia así lo demuestra. En cuenta de analizar cualquier producto alimentario, coches, productos francés o europeo que entre en nuestras fronteras. Al contrario, siempre al enemigo, alfombra roja, pasa en nuestras fronteras del sur, en las del norte y paradójicamente en la frontera que mejor nos tratan, es de la que pasamos mas, en cuenta de colaborar con Portugal, país de la península Ibérica, no, colaboramos con países abiertamente hostiles a nosotros, basta con viajar al sur de Francia, para ver el cariño que nos tienen, si no sabes decir “toilette” te meas encima, cosa diferente por ejemplo en la Bretaña, donde me sentí muy acogido y con gente muy amable que se esforzaba por entenderme, en cierto modo lo entiendo, ya que los bretones están hasta las pelotas del chauvinismo francés.

Al final resultara que pondrán detrás de cada uno de nuestros deportistas al archifamoso inspector Clouseau, para ver si los pillan en flagrante delito, aunque yo creo que el éxito del deporte español estriba en la dieta alimenticia; osease, Más huevos y menos mantequilla.

Pues no Sr. Ministro, al enemigo ni agua, si en nuestro deporte hay mierda, se lava en casa, las quijotadas se dejan para la barra de un bar, inflar el ego gabacho solo sirve para que se engorden con su razón y le hace un flaco favor a nuestra sociedad, que por cierto de moral no anda muy alta, dadas las noticias que sus compañeros ministros nos dan cada día, que no son como para echar cohetes.

En definitiva, como el blog que escribo, habla de cocina y ya me estoy saliendo de madre, prometo una cosa; me voy a pasar a la terrible cocina británica ya que al menos los ingleses cuando nos dan por el c………, lo hacen con vaselina y sus turistas se gastan más la pasta que los estirados franceses.

Saludos a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario